Sedibac, Barcelona, marzo 2020.


En estos momentos complicados, pensamos que es importante tener las flores de Bach muy a mano. Es un momento de reflexión y, como toda crisis, se abre una posibilidad de importantes cambios internos. Conviene recordar, además, que para el Dr. Bach el miedo era «El Gran Carcelero», y que no hay que confundir prudencia con pánico.


Las flores más adecuadas son, a nuestro entender, las siguientes:


Crab Apple
: limpieza y purificación.


Rock Rose
: Pánico.


Aspen
: Miedo a lo desconocido, a un futuro incierto.


Cerato 
y Walnut: Para no dejarse influir totalmente por las opiniones externas y para que prevalezca en nosotros el sentido común y la intuición. La segunda para mejorar nuestra adaptación a los cambios rápidos que habrán.


Centaury
: Para poner límite (virus, bombardeo de información, alarmismo).


White Chestnut
: Para evitar estar pensando en lo mismo todo el tiempo


Wild Oat
 y Sweet Chestnut: Según cada caso, pueden ayudar a replanteamientos vitales.


Puede que en algunos casos sea necesario:


Gorse
, si la situación se prolonga demasiado y no vemos salida, o como mínimo Gentian para el desánimo y el pensamiento negativo.