Ayudando en el equilibrio de las emociones de los niños (y de los padres) sobrellevaremos lo mejor posible esta situación prolongada de cuarentena, y estaremos previniendo futuros problemas.


Ricardo Orozco, Barcelona 28 de marzo, 2020.


Creo que cada uno de nosotros tiene su propia opinión sobre el confinamiento y esto abre un debate muy polarizado. Me llama la atención que, según datos de UNICEF, cada día 19.000 niños menores de 5 años mueren en el mundo por causas evitables. La desnutrición está detrás de un tercio de estas muertes, aunque este dato no parece interesar a casi nadie, o al menos no genera en los medios de comunicación una alarma de ningún tipo.


Este artículo tiene por función servir de ayuda para quienes tienen los niños en casa y están viviendo situaciones de tensión. ¿Cómo nos pueden ayudar las Flores de Bach en esto?


La principal esencia que todos deberían tomar en casa es Walnut, como sabemos una flor que fomenta la adaptación y la protección. Otra flor muy importante es Holly, que tiene que ver con la armonía y la protección contra las toxinas emocionales internas, como la rabia, el odio, los celos, la agresividad activa… El Crab Apple servirá como limpiador.


Las tres esencias mencionadas se pueden preparar en un espray: 4 gotitas de cada una en 100 o 150 ml de un vaporizador con agua. Esta solución, puede ser vaporizarla varias veces al día por toda la casa.


Volvamos a los niños. Queda claro que ellos necesitan moverse, salir a la calle, tomar el sol cuando lo hay… Socializarse…


Si no hemos rociado el líquido con las flores, todo el núcleo familiar debería tomar WalnutCherry Plum y Holly son muy importantes, porque toda la tensión acumulada (Cherry Plum), intenta salir en forma de ira hacia el exterior (Holly).


Por otra parte, hay que considerar Impatiens, una esencia de naturaleza primaria, instintiva y, por tanto, muy infantil. Queda claro que los niños se impacientan con este encierro que no comprenden.


Si ven la televisión, el alarmismo que generan los medios produce, en cualquier persona sensible, pánico y sensación de muerte inminente. Por eso se puede recurrir directamente a la flor más representativa del miedo: Rock Rose, que al fin y al cabo cubre el mismo territorio que Mimulus, pero va un paso más allá en la intensidad del miedo.


Red Chestnut
 es muy importante, porque los niños pueden captar el miedo y la preocupación de los padres u otras figuras parentales importantes, que temen por su seguridad.


También hay que considerar en cada caso el desánimo (Gentian) y la tristeza (Mustard). Cuando el niño se vuelve demasiado demandante, además de Impatiens podemos añadir Heather.


En resumen, las flores (aunque hay algunas de efecto muy genérico), se deben individualizar ante cada caso, que por supuesto es muy diferente de unos niños a otros.


Pensemos que al ayudar en el equilibrio de las emociones de los niños (y de los padres) sobrellevaremos lo mejor posible esta situación anómala, y estaremos previniendo futuros problemas.


Ricardo Orozco, se licenció en Medicina en 1982 en la Universidad de Barcelona. En 1993 fue cofundador de SEDIBAC (Sociedad para el Estudio y Difusión de la Terapia del Dr. Bach de Cataluña), con sede en Barcelona, asociación de la que es miembro de la junta directiva en actualidad. Desde 1995 se dedica exclusivamente a la profundización en las Flores del Dr. Bach. Dirige el Institut Anthemon SLU de Barcelona, que se ha convertido en una afamada escuela de terapia floral. Es formador desde 1993. Autor de libros como: Flores de Bach: 38 Descripciones DinámicasFlores de Bach. Recursos y estrategias terapéuticas, Flores de Bach. Patrón Transpersonal® y aplicaciones locales. Territorios tipológicos.

www.ricardoorozco.com